La fuerza del destino

 


Andrés Palop: la fuerza del destino

 

 

Es un buen momento para acordarnos de una de las personas a la que más le debemos los Sevillistas en los útlimos años. Ahora que es momento de recordar, de hacer valoraciones, ahora que el mejor año futbolístico de nuestro siglo y pico de vida nos dice adiós.

Ahora es un buen momento para echar la vista atrás y recordar a un portero, el mejor portero que jamás he conocido defendiendo nuestra camiseta.

Anda Andrés Palop robándole días a las semanas, horas a los días y minutos a las horas para que su fractura metacarpiana suelde antes de lo previsto. El no sabe estar parado. Tampoco quiere, después de la de años que se pegó a la sombra del hoy defenestrado Cañizares (las vueltas que da la vida).

No debe ser sencillo desempeñar siempre el papel de actor más que secundario cuando uno se sabe capaz de hacer de Rhett Butler mejor que el propio “Gargable”, como siempre lo llamó y lo sigue llamando mi madre. :)

Podría ahora ponerme a recordar que los títulos de la era moderna del más grande equipo de Andalucía llegaron cuando llegó él.

Podría extenderme, otra vez, en aquella parada inverosímil y fundamental a Viduka en la Final de Eindhoven con el triunfo mínimo todavía en el marcador, podría emocionarme recordando su gol de cabeza en la helada Ucrania, cuando moría en la UEFA el Sevilla Campeón.

El portero que convirtió en realidad la extrema ensoñación de un creativo publicitario.

O su magistral actuación en la Final de Glasgow, asistiendo de gol a Adriano, deteniendo tres penaltis (como ya había vaticinado que haría esa misma mañana de la Final) en la tanda mortífera, siendo el hombre del partido.

 

Podríamos rememorar paradas que, de una forma o de otra, desequilibraron encuentros vitales: el mano a mano a Güiza en la Final de la Copa de España del 2007, qué segundos más lentos los que ocuparon la carrera del delantero jerezano hasta llegar a los dominios de Palop, o aquel vuelo de ángel de la guarda en el Velstin Arena para repeler el espectacular cabezazo de Bordón…

Podría, pero no quiero hacer eso en esto post.

Quiero, solamente, compartir con vosotros momentos puntuales de la vida de Andrés, coincidencias que me ha contado en algunas charlas magníficas de fútbol, cosas que sucedieron mucho antes de que Andrés fuese uno de los nuestros, circunstancias que hablan bien a las claras de lo que es la fuerza del destino; hechos, señales que indican, con la perspectiva del tiempo, que Palop estaba abocado a alcanzar la Gloria con el Sevilla Fútbol Club.

Y sólo con el Sevilla Fútbol Club.

Andrés Palop, por ejemplo, fue convocado por vez primera en su vida con el primer equipo del Valencia CF en Primera División para un Sevilla- Valencia que se disputó en el Ramón Sánchez-Pizjuán un 12 de octubre del año 1996 y que terminó con victoria por 0-2 del equipo ché.

Andrés Palop vivió su primer partido con el primer equipo valencianista en el banquillo de Nervión.

Me lo contaba sin poder reprimir una sonrisa.

“Me pasé todo el partido flipando con los Biris. Era impresionante cómo cantaban, cómo animaban, la de canciones que sabían. Al final del encuentro me dirigí al banquillo del Sevilla porque quería conservar una camiseta del rival en aquel día tan importante para mí. Por allí andaba un señor con bigote recogiendo las cosas, era Jaime pero eso lo sabría muchos años después, y le dije que me diera una camiseta de recuerdo. Cogió la primera que pilló y me la llevé. Tenía un nombre muy raro…yo no sabía ni quién era ese jugador, pero me fui muy contento con mi camiseta de recuerdo.”

La camiseta que se llevó Palop era la de Marinakis:)

Otra señal de lo que sería el futuro del portero de L’Alcudia fue su primera convocatoria para jugar en Europa con el Valencia.

¿En qué campo pensáis que debutó sentándose en el banquillo en ese el primer encuentro en competición europea de toda su vida?

Ni más ni menos que en el campo del Schalke 04. No jugó ni un minuto, pero también es casualidad.

Fue el 4 de marzo de 1997, cuartos de final de la Copa de la UEFA.

Perdió el Valencia 2-0. A semifinales pasaría el equipo alemán que se proclamaría Campeón derrotando en la Final (entonces todavía era a doble partido) al Inter en los penaltis.

Casualidad que la primera convocatoria para UEFA de Palop fuese en ese campo, frente a ese equipo.

O no.

Más bien no.

¿Contra qué equipo y en qué estadio pensáis que se produjo el debut de Andrés Palop como guardameta titular en Liga de Campeones y en competición europea, un 21 de septiembre de 1999?

No es complicado de adivinar.

En el Phillips Stadium de Eindhoven.

Frente al PSV. El partido concluyó con empate a uno. Andrés Palop tuvo que sustituir a Cañizares en el minuto 62.

Estas cosas no son casualidad.

Son causalidad.

La vida le estaba marcando a Andrés Palop la que sería su etapa más gloriosa como guardameta, en los escenarios donde se convertiría en mito del Sevillismo, en los estadios donde forjaría su leyenda.

Etapa que aún no ha terminado. Estoy convencido.

Y lo mejor es que Andrés Palop también lo está.

 

 

 

 

 

 

* Esto lo saqué de http://www.jesusalvarado.com/2007/12/27/andres-palop-la-fuerza-del-destino/

Aún más que el escrito me llaman la atencion los comentarios,meteros en la página porque valen la pena...

 

 

 

Actualizaciones

 


Esta página está
desactualizada.
Para seguir toda la
actualidad de
Andrés Palop
entren en los siguientes
enlaces:

*Twitter de Palop*

*Página web oficial*

Publicidad
 
 
Hoy habia 65853 visitantes (152802 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=